20 de agosto de 2013

Definitivamente, mi vida sin internet no es la misma Vida

Hace poco releí el artículo de Enrique Dans, La vida sin internet no es vida, a raíz del curso MOOC de Aprendizaje Ubicuo en , y la verdad es que me encanto la claridad evolutiva y humana hacia donde señala este veterano referente del emprendimiento y la cultura digital. Frente a tanto fatalismo con internet, tenemos que reconocer que la tecnología ya es parte de nuestra vida diaria, lo queramos o no, y que más que hacer demagogia sobre sus peligros, debemos aprender a vivir sabiamente conectados. Para mi es un tema de aprender a ser humanos, y con ello ser dignos Cybors, plenos de valores, voluntad y sentido, y también plenos en conectividad digital expandida.

¿Estamos dispuestos a ser cybors? Muy humanos y con elementos de máquina asociados a nosotros como los teléfonos móviles. Cybors maduros, emprendedores y empoderados. Y que no es lo mismo que humanoides desconectados y con problemas.

Creo que el artículo de E. Dans, busca acabar con esa dualidad entre vida real y virtual. Pues en realidad todo es vida, y somos lo mismo a nivel humano, ya sea hablando de tu a tu, o cuando al rato siguiente hablamos por una red social o un blog con alguien lejano (como yo ahora). Es como cambiar de marcha, para adaptarte a otro terreno, sin ser adicto a subir laderas o a correr por autopista. Esto es lo que nos toca aprender, a hacer un poco de todo, sin enganches limitantes. Y creo que necesitamos una sana psicología, unos buenos guías y mucha humanidad para no perdernos en estos caminos, que por ser desconocidos, nos asustan. Pero más allá del miedo, podemos aprender a convivir con internet como personas libres.

Hay que leer bien el artículo de Dans. Muchos compañeros del curso MOOC se quedaban con el titular, y se llevaban las manos a la cabeza. En realidad, de lo que habla es de ahora esta tecnología es fundamental en nuestras vidas. Como hace 2 décadas lo era el teléfono. Vivir sin teléfono en casa, era una vida muy limitada, insegura y desconectada. Ahora pasa con internet. No es un decir que internet es lo más de lo más, sino afirmar que co-dependemos de una herramienta que nos facilita tantas cosas, que sin ella nos sentimos fuera de la realidad cotidiana. Al menos en los entornos actuales en que muchos nos movemos. Sin internet, mi vida no es la vida que estoy viviendo, es otra cosa, más limitada y desconectada. Mi vida real, tiene que ver con mi pareja, tiene que ver con mi cuerpo, mis emociones, mis ideas, mis proyectos, con mis relaciones y por supuesto con esta Red de Redes que permite canalizar muchas de estas acciones mías en lo cotidiano.

Para una persona normal, que puede usar estos recursos de Internet, pero que decide no usarlos, si que la puedo considerarla asocial, porque se niega a otro tipo de vínculos con su sociedad humana, con su cultura,... algo tan importantes en estos tiempos. Vuelvo a repetir lo que ya he dicho en otros momentos (y que aprendí de Dolors Reig), las relaciones de tu a tu son fundamentales y son "vínculos fuertes" y emocionales. Pero también hay otros "vínculos débiles" claves para vivir en sociedad, que se establecen a través de medios de comunicación, de la TV, de la prensa, y ahora de los medios que ofrece Internet (redes sociales, blogs, prensa digital, vídeo,...). Sin esta interacción continua, ya no participamos en la transformadora cultura del siglo XXI, que esta naciendo, y que es cada vez más global, interactiva, ubicua, a temporal, y empatica. No es elegir entre internet y el cara a cara. Es aprovechar profundamente los dos aspectos, como una misma realidad con dos vertientes... significativas las dos.... que nos conectan al corazón y al mundo las dos. Lo repito!! "Mi vida sin internet... no es la misma Vida" Sin internet no puedo sentir el dolor del mundo y amar con el mismo alcance que actualmente. Sin internet (usado con criterio y sentido), no podría expresar tantas cosas como llevo dentro (como escritor-divulgador-aprendiz), y llegar a tantas personas como llego... desde mi pequeña ciudad de provincias.

Leamos bien a @edans:
"La experiencia de Paul demuestra claramente que pretender prescindir de internet hoy en día no es una liberación, ni nada que se le parezca. Es una estupidez. Como retirarse a un poblado de Amish o de cuáqueros. Más allá de la pose, y tras una pequeña fase de “conócete a ti mismo”, lo que queda es una vida carente de realidad, lo que supone prescindir de uno de los mayores avances en la historia de la humanidad, de una de las mayores manifestaciones de la inteligencia humana"
"Por supuesto, todos los excesos son malos. Pero contrariamente a lo que muchos piensan, la vida online no sustituye a la vida offline, sino que la complementa. El supuesto trastornado que deja que su existencia se convierta en un constante languidecer frente a la pantalla de un ordenador es simplemente eso, un trastornado, una anomalía que en realidad afecta a muy pocas personas."
Otras cita llena de provocación y poniendo las cosas en su sitio:
"Internet no es culpable de tus problemas con tu trabajo, no hace tu vida miserable… si no lo era ya de por sí." (…) "Es posible que creas que te vas a centrar más en tus relaciones con las personas cuando no estés cada dos minutos mirando tu smartphone, pero es que estar cada dos minutos mirando tu smartphone cuando estás con las personas que quieres no es un problema de internet, es un problema de ansiedad. O de no saber marcar las prioridades en tu vida."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...